PREGUNTAS FRECUENTES

Estas son las dudas más habituales entre nuestros clientes. Tal vez la tuya esté en la lista, pero si no es así, por favor contáctanos y la resolveremos. No queremos que nadie se quede con preguntas por resolver.

El transporte, si se alcanza el pedido mínimo, lo pagamos nosotros.

A continuación detallamos los pedidos mínimos necesarios para no cargar costes de envío así como los costes de transporte, que se añadirán en caso de que no llegar a la cantidad mínima:

– Envíos nacionales dentro de la península:
Si el pedido es inferior a 1kg se añade un coste de transporte de 10€
Para pedidos a partir de 1kg no hay costes añadidos.

– Envíos dentro de la UE, UK, Islas Baleares:
Si el pedido es inferior a 2kg se añade un coste de transporte de 20€
Para pedidos a partir de 2kg no hay costes añadidos.

– Envíos exportaciones (fuera de la UE, Islas Canarias):
En estos casos tenemos que evaluar el coste en función del país de destino y negociarlo con el cliente en cada caso.
Si este es tu caso ponte en contacto con nosotros para que te podamos informar del pedido mínimo en tu país y los costes de envío.

Desde Trufalia decidimos qué agencia de transporte vamos a contratar, en función de la fecha de entrega, para intentar que llegue lo más rápido posible. Somos los principales interesados en que recibas tu pedido lo antes posible, para asegurar la frescura del producto.

Si el cliente exige que su paquete sea enviado por una agencia de transporte distinta a la que hemos seleccionado, en caso de que esta agencia alternativa encarezca nuestra propuesta de envío, añadimos un recargo en la factura.

En caso de que existan gastos aduaneros o impuestos en la importación, serán pagados por el importador.

El envío de la trufa siempre lo realizamos por la vía de transporte que sea más rápida, normalmente aéreo 24-48h o por carretera para envíos nacionales.

Cuando se realiza un envío, se proporciona al cliente el número de seguimiento de su paquete, para que pueda estar al corriente de todo el proceso.

Se pueden realizar pedidos de lunes a jueves durante la campaña de recolección (desde noviembre hasta abril). Sin embargo, recomendamos evitar el jueves, ya que si ocurre un retraso en la entrega por causas ajenas a Trufalia, como pueden ser huelgas de transporte o problemas meteorológicos que no hagan posible la ruta, supone que el paquete no llegará hasta el lunes siguiente y el producto puede perder parte de sus características.

De la misma manera, tampoco solemos realizar envíos los viernes porque las agencias de transporte no suelen trabajar los fines de semana y un pedido que sale un viernes, llegaría como pronto, el lunes siguiente y eso supondría que la trufa está al menos 3 días en tránsito con la consiguiente pérdida de frescura.

Así mismo en vísperas de Navidad recomendamos realizar el pedido con antelación para poder asegurar la entrega, ya que el aumento de la demanda y los días festivos, dificultan la cadena logística.

Se pueden realizar pedidos todos los días durante la campaña de recolección (desde noviembre hasta abril). En situaciones de demanda regular, si no existen festivos durante la semana en origen ni destino, ni imprevistos logísticos:

  • Los pedidos realizados entre el jueves a las 10am y el lunes a las 10am CET, son entregados el martes.
  • Los pedidos realizados entre el lunes a las 10am y el martes a las 10am CET, son entregados el miércoles.
  • Los pedidos realizados entre el martes a las 10am y el miércoles a las 10am CET, son entregados el jueves.
  • Los pedidos realizados entre el miércoles a las 10am y el jueves a las 10am CET, son entregados el viernes.

En caso de que haya festivos o algún otro imprevisto (situaciones climatológicas extremas, huelga, retrasos en algún eslabón de la cadena de suministro) la entrega del paquete puede demorarse 1 día más.

*CET: Central European Time (horario de Madrid, París, Roma, Berlín…)

Tratamos con mucho mimo y cuidado todos nuestros envíos. Para que las trufas lleguen perfectas a su destino, las enviamos a granel, en cajas de poliespan con bolsas de hielo alimentario y guardadas en cajas de cartón para evitar daños durante el transporte.

El valor de la trufa fluctúa mucho, dependiendo de la época del año y del volumen de demanda. Por lo que no es posible dar un precio fijo.

Si quieres, puedes regístrate como cliente y en tu ficha personal podrás ver semanalmente los precios actualizados. Cada domingo solemos publicar los precios para la semana siguiente. Podrás consultarlos siempre que quieras y podrás hacer tus pedidos de forma cómoda, rápida y fiable.

Tenemos producción propia de Tuber melanosporum, pero para asegurar el abastecimiento a nuestros clientes, en épocas de mucha demanda, tenemos posibilidad de adquirir pequeños lotes a productores de la zona cercanos a nuestros cultivos. Nosotros mismo supervisamos la calidad de estos lotes, para ofrecer un producto con unas características similares al nuestro.

La trufa es un alimento que debe mantenerse en frío (1ºC y 4ºC) y consumirse en pocos días, ya que desde su recolección va perdiendo aroma y en unos 10 días empieza a secarse y a ponerse gomosa.

Para conservar la trufa fresca, el método más efectivo es refrigerarla.

No olvidemos que la trufa es un hongo y por lo tanto, tiene mucha humedad. Si la metemos directamente en el frigorífico se secará y si la tapamos se pudrirá. La mejor forma de tenerla refrigerada es taparla con un paño de cocina o papel absorbente y guardarla en un tarro cerrado. Debemos abrir el tarro cada día, durante unos segundos, para renovar el aire del recipiente. Hay que cambiar el paño o papel cuando veamos que se humedece para que se mantenga fresca sin pudrirse, pero no olvidemos que cuanto antes la consumamos mejor podremos apreciar su aroma y sabor únicos.

Hay muchas formas de degustarla, te damos algunas ideas:

  • Puedes rallarla por encima de tus mejores platos, cuando todavía estén calientes o añadirla en el último salteado. Pero recuerda que la trufa no es amiga de las altas temperaturas, ya que se volatiliza su aroma muy rápido con el calor, por eso la trufa fresca suele ser el último toque antes de servir el plato en la mesa. Si la cocinas, intenta no sobrepasar los 70ºC y cocínala el menor tiempo posible.
  • Los ingredientes que mejor combinan con ella son los huevos, la pasta, el arroz, la patata o las mantequillas y grasas en general, ya que son capaces de retener su aroma. Por el contrario, el tomate, el ajo o las especies de sabor fuerte no dejarán que disfrutemos de todo su aroma.
  • Para conseguir unos huevos trufados: guardar media docena de huevos con una trufa. La cáscara del huevo, al ser porosa, absorberá el aroma a su interior y será toda una experiencia disfrutar de esos huevos tras 2-3 días.
  • Si lo que quieres es aliñar platos, puedes preparar aceite trufado. Lava una o dos trufas, lamínalas de forma muy fina e introdúcelas en un recipiente con medio litro de aceite de oliva. Pon el aceite al baño María durante una hora a fuego muy suave. Cuando se enfríe podrás colarlo, guardarlo y disfrutarlo para aliñar carnes, ensaladas o tostadas con un toque muy especial.